Entrevista a:
José Antonio Blanco
Business Brokerage Manager
jblanco@cbre.com.pa

1. ¿POR QUÉ INVERTIR EN UN NEGOCIO EN MARCHA?

Entre las principales ventajas o beneficios de adquirir un negocio en marcha podemos encontrar los siguientes:

Ahorro de tiempo: Un negocio en plena operación no tiene que esperar el periodo de creación, formalización, permisos, implementación y búsqueda de clientes por el que pasan todos los negocios que empiezan desde cero. Este riesgo de pérdida de tiempo que es a veces extenso e incierto se elimina al adquirir un negocio en marcha.

Experiencia: Un negocio en marcha y con historial detrás de los productos o servicios que ofrece al mercado nos brinda valiosa información sobre ensayos de prueba, éxitos  y errores respecto a estrategias, productos, lanzamientos, precios, marketing, manejo de costos fijos, planillas, costos variables, entre otros detalles claves, que nos permite establecer una hoja de ruta más segura.

Posicionamiento: Un negocio con cierto tiempo en el mercado obtiene posicionamiento y se vuelve competitivo, además de conocer cómo mantenerse vigente frente a su mercado objetivo. Asimismo, forma una imagen y opinión de los clientes y de la comunidad con respecto a la empresa.

Información Previa: Dejando pre establecido como una  condición indispensable el tener que realizar una “Debida Diligencia” de todos los asuntos financieros, legales, tributarios y societarios del negocio en marcha, y que al final de ésta etapa se concluya que el negocio se encuentra en buenas condiciones para su adquisición, podremos contar con valiosa información sobre el comportamiento de las ventas, la estacionalidad del negocio, los márgenes de contribución, las ganancias netas de la empresa, y otras áreas de mejora e identificar posibles inversiones que realizar para optimizar resultados.

Es importante tener en cuenta que frente a estos beneficios también existen también riesgos en la adquisición que debemos entender, tales como cuando y en qué circunstancias recuperaremos nuestra inversión, o cuál es la razón “real” por las que el empresario vende su negocio. Asimismo, es mejor definir si comprar la sociedad  o solo el negocio en marcha. Para ello es importante conocer el comportamiento del flujo de caja en los últimos 3 años y proyectar los flujos de caja de la empresa, en tres escenarios, al menos para los próximos 60 meses. Estos criterios unidos a los resultados de la “Debida Diligencia” nos permitirán determinar el valor de compra de la empresa que deberíamos ofertar para cumplir nuestros objetivos.

Comprar una empresa en marcha es una forma interesante y atractiva de iniciarse en el mundo de los negocios, siempre que se haga de la forma adecuada.

Por ello  y para  tomar mejores decisiones dependemos de la calidad de información que utilizamos para analizar la oportunidad. Cabe resaltar que no utilizan el mismo análisis ni objetivo de rentabilidad aquel que es un inversionista puro, que un emprendedor que desea operar por sí mismo el negocio.