Por: Jaime Bernal
Operative Coordinator
Property & Facility Management Services

Un promedio de ocho horas diarias pasamos en nuestras oficinas y durante la semana laboral las horas podrán ascender hasta cuarenta. En gran parte de nuestro día, podemos hacer mucho por el medio ambiente. Todos estamos en condiciones de contribuir con el ahorro energético en nuestro entorno; pero comencemos con algunos sencillos y efectivos consejos que podemos seguir en las oficinas.

1. Procurar no encender las luces, si no es necesario. Enciende las luces por zonas y de tener ventanas cerca, aprovecha al máximo la luz natural., De ser necesario, cambia la orientación de tu puesto para beneficiarte de ella.

2. Apaga las luces que no necesites, aunque sean periodos mínimos. Recordar  a los operarios de limpieza y a los compañeros que salen más tarde de las oficinas, que apaguen las luces al culminar su jornada.

3. Evita dejar puertas o ventanas abiertas. Al tener cambios de temperaturas entre una habitación y otra, el sistema de ventilación se ve en una lucha por estabilizar la temperatura de los espacios, ocasionando mayor consumo eléctrico.

4. Instalación de termostatos de aire acondicionado a las temperaturas recomendadas. La temperatura de sistema de ventilación debe ser agradable. Las temperaturas muy bajas o muy altas demandan mucha energía eléctrica.

5. Gestiona adecuadamente el consumo de energía de los equipos:
– Ajusta a tu comodidad el brillo de la pantalla de tu computador a un nivel medio.
– Activa el computador en “ahorro de energía” cuando no lo uses por unos 10 minutos y apágalo cuando pase más de 1 hora.

6. Desconecta los equipos cuando no se estén usando. Al final de la jornada, fines de semana, días libres, vacaciones.

7. Usa calculadoras y cargadores solares. Utiliza energías limpias y renovables siempre que puedas.

8. Si está a tu alcance sube y baja por las escaleras. Ahorra energía eléctrica y aportas a tu buena salud.